Una vida de orgasmos

orgasmica

Todo empezó en esos locos 2000 en donde todo tenía sexo: Desde los dibujos animados hasta la música con sus videos libidinosos en MTV. Yo iniciaba mi primera relación amorosa y estaba caliente con tanto estímulo. Sólo quería experimentar aquel placer que nos otorgaba ese pequeño órgano llamado clítoris cuya única función es esa.

En un principio mi novio era torpe, así que un día mientras le daba besos pasados a brackets y pubertad, decidí montarme sobre él y rozar mi -en ese entonces- inocente pubis sobre su -muy púber- pene hasta que cosas diferentes empezaron a pasar.

nerd
– ¡¿Qué fue eso?!
– ¿Qué cosa?
– Esa explosión de hormiguitas!

(Ataque de risa)

– ¿Por qué te ríes?
– Fue tu primer orgasmo.

No entendía nada. Era virgen y había tenido mi primer orgasmo con los calzones puestos.

Tiempo después decidí recrear la escena. Coloqué una almohada y agregué algunas protuberancias para rozarme, tal como lo hacía con mi ex  y después de muchos intentos lo logré. ¡LO LOGRÉ! ¡Tuve mi primer orgasmo sola!

Me sentía una máquina de auto felicidad, no había nada más que probar, a la mierda todo.

orgasmoLograba hasta 20 orgasmos por noche ¡y sola!

¿Por qué pasa esto?

Las mujeres no tenemos periodo refractario, que es el espacio de tiempo entre que finaliza el orgasmo y se vuelve a sentir excitación, por eso es que podemos tener muuuuuchisimos orgasmos.

Curiosa aún, dos años después conocí a otro chico de dedos largos y suaves, que me enseñó a reconocer el punto G.

OH MY GOD! Esto ya no era una explosión de hormiguitas superficiales. Esto era como liberar una energía guardada en mi vagina, más cósmico que ir al baño después de tomar 1 litro de agua. Era como liberar una bomba de placer que se tomaba todo mi cuerpo por unos 10 segundos o más.

Paso el tiempo y llegaron mis tiernos 19. Había llegado mi “Primera vez”.
Dolía, sentía que hacer el amor no tenía ni pies ni cabeza, hasta que me relajé…. y de lo suavecito se empezó a puso más intenso y…

¡¿Por qué estoy gritando como si me estuviesen exorcizando? y después de uno viene otro y otro …quise  recrear mi púber masturbación de los 14 a la inversa, pidiendo que rozara su pene por mi clítoris y el placer fue tanto que experimenté mi primer squirt.

ou-yeah

Luego, todas estas delicias las aprendí a hacer solas conmigo misma. Como quien va a un restaurant y aprende a cocinar probando sabores nuevos.

Y como en la buena cocina… nunca se deja de sorprender el clito… perdón, paladar.

Hoy a mis 28 ¿Qué más queda por descubrir?
Enjoy!

Penelope

Un comentario en “Una vida de orgasmos

  1. Me parece muy bien que la pareja deje de lado el individualismo en pos de esperar q ella logre llegar al orgasmo antes del propio, para el hombre es más fácil en cambio la mujer debe de tomar su tiempo, cada persona, cuerpo es distinto. Al igual que las circunstancia, lugares favorecerán a q la compañera se relaje y se sienta cómoda.

    También apoyo la búsqueda en la comodidad de su cama, pieza, en la exploración de su cuerpo, en caso de no conocerla es difícil que logré identificar que le gusta y como le gusta.

    Sumo cuidado hay que tener en creer que sin orgasmo no se puede disfrutar o sentir placer, por que puede disponer del cuerpo al no disfrute-

    Saludos a ti y a Danielitis.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s